Volver a los detalles del artículo ¿Puede prescindir Dios de la Ceroidad? Deleuze, Peirce y un experimento mental con colores
Descargar