El voto diferenciado: un estado del arte