¿Podemos olvidar a Foucault? La obscenidad y la política de la seducción